Etiqueta: criterio de asignación directa

13 Ene 2022

Criterio de asignación directa

El criterio de asignación directa se refiere al método de apropiar costos de carácter identificable y específico al centro de responsabilidad que corresponda; es decir, a cada departamento se le asignan los costos que estén directamente asociados con la actividad de dicho departamento y que sean de fácil identificación para ejercer su control.

Esta metodología es tomada del sistema contable de costos en un proceso industrial al aplicar centros de costos, tal como se demuestra en el cuadro 2-3, en el que se indica cómo a cada centro de producción se le registran los respectivos directos (materia prima y mano de obra) y se le apropia una serie de indirectos (referenciados con *) por asignación directa.

Este es el mismo concepto que se aplica en el Sistema uniforme de cuentas para hoteles – USALI (2013) para registrar los costos a cada departamento, en que el objeto de costo son los centros de producción o de resultado.

Siendo estos el objeto de costo, todos los costos asignados a los departamentos de resultados se consideran directos, creando así el concepto de gastos no distribuidos que configuran los costos indirectos, es decir, que no se localizan en los centros de producción.

La gran diferencia consiste en que, en principio, no se practica ninguna localización de costos en los departamentos operados utilizando método de prorrateo, ya que se presume que los costos asignados deben responder al control y a la asociación directa de la actividad que corresponda.

Bajo esta hipótesis, al conjunto de costos que se asocian directamente con determinada actividad productiva se le denomina costos directos, y aquellos que corresponden a centros de servicio o gastos no distribuidos se reconocen como indirectos.

Pero este planteamiento presenta una excepción, ya que el único conjunto de costos que en la contabilidad hotelera se localiza por prorrateo en los demás departamentos es el correspondiente a Lavandería, por ser una actividad que es productiva (lavado ropa huésped) y de apoyo (lavado de lencería, mantelería y uniformes) a la vez.

En la 11.a edición de USALI (2013), además de lavandería, se insertó un gasto localizado en cada departamento, es decir, prorrateado, denominado corporate office reimbursables, que implica el distribuir en cada departamento o centro de responsabilidad los gastos que corresponden a las asistencias realizadas por oficinas centrales de operación de compañías de administración hotelera.

Al aplicar el criterio de asignación directa y constituir el conjunto de costos y gas- tos de cada departamento o centro de responsabilidad, la estructura y la presentación se condicionan a la misma medición del costo de venta.

A cada centro de producción que genera venta se le registra su correspondiente costo de venta de acuerdo con los criterios explicados en el cuadro 2-1; al considerarse el registro del costo de venta, se consolidan las apropiaciones que configuran la nómina y los otros gastos.

El criterio de planeación, control y toma de decisiones consiste en aplicar la asignación directa de costos en función de niveles de responsabilidad para la planeación y el control de la operación.

Este criterio es de suma importancia, pues determina sobre qué niveles de responsabilidad dentro de la organización recae el control de costos y gastos, es decir, el estado de resultados no solo abarca el dar a conocer un resultado determinado, sino también qué nivel de la organización es responsable de dicho resultado.

A partir de este criterio, se han establecido dos tipos de comportamientos: costos controlables y no controlables.

Un costo se considera controlable cuando su cantidad se asigna a la cabeza de un departamento y su ejecución está significativa- mente bajo la influencia del administrador o jefe de departamento. Los costos no controlables son aquellos no sujetos a influencias de un nivel dado de supervisión administrativa.

En el estado de resultados de un hotel se determinan tres niveles de responsabilidad para la planeación y el control de la operación, en los que se asignan costos de acuerdo con la siguiente estratificación: